domingo, 9 de agosto de 2009

El otoño del patriarca


A Luis María Rongo le decían el rompe-redes. Figura de los Millonarios, llegó a Temperley en 1946.

Con la llegada de Eduardo Tati Bustos Montoya a las filas Celestes se reitera, una vez más, la historia de un goleador con destacada trayectoria en primera división que llega a un club del ascenso. La expectativa está centrada en el comienzo inminente del campeonato. ¿Será una grata confirmación de su vigencia, o se convertirá en una estrella más que se apaga lentamente?

Rongo basó toda su campaña en la potencia inusitada de su remate, pues se aseguraba que pateaba más fuerte que el mismísimo Bernabé Ferreyra, con quien alternó en el Club Acassuso, donde hizo las inferiores. Cuando tenía 16 años saltó de la quinta división a la primera del club norteño. En 1932 pasó a River Plate. Fue considerado el continuador de El Mortero de Rufino, a tal punto que le gritaban “Bernabecito”. Pasó por Argentinos Juniors y Platense. En primera conviritó 101 goles en 111 partidos.

En 1946 llegó a Temperley con sus pergaminos de goleador y 30 años de edad. Jugó 10 partidos y convirtió 9 goles. Al dejar el Celeste, pasó a Excursionistas (3 partidos, 1 gol) y finalizó su carrera en Brasil.


Su campaña en Temperley



FECHA RIVAL RESULTADO CANCHA DETALLES
  • 20/4/46 Almagro 2-2 Almagro debut en Temperley
  • 01/5/46 C. Córdoba 4-1 Temperley jugó 25 minutos
  • 20/6/46 Defensores 4-5 Defensores un gol olímpico
  • 5/10/46 Tiro Federal 3-4 Tiro un gol
  • 23/11/46 Banfield 0-4 Banfield
  • 30/11/46 Estudiantes 2-1 Temperley un gol
  • 15/12/46 Nva. Chicago 4-2 Temperley tres goles
  • 21/12/46 Unión 2-5 Unión dos goles, uno de penal
  • 29/12/46 Quilmes 5-5 Temperley
  • 4/1/47 Gimnasia 1-4 Gimnasia un gol

En los primeros cuatro partidos jugó en posición de insider y wing derecho, resignando su puesto natural de centrodelantero a favor de Reynaldo Harguinteguy.

Desde el partido contra Banfield, volvió a su puesto habitual y convirtió la mayoría de los goles.


Historia del Club Atlético Temperley. Marcelo Ventieri